Vestidos de novia para bodas en la playa
Las bodas en la playa son todo un éxito en los meses de primavera y verano, y cada vez son más las parejas que se deciden por este tipo de boda ya que es una de las más bonitas gracias al paisaje que la rodea. Si te vas a casar en la playa está claro que tu look tiene que ir acorde con el lugar, así que te daré unos consejos para que sepas elegir el vestido perfecto para una boda en la playa:

– Lo más importante es que sea cómodo, ya que aunque la playa sea uno de los lugares muy bonitos para celebrar una boda, allí no tendrás las comodidades que puedes tener en una iglesia, un juzgado o cualquier otro edificio en el que te puedas casar. Descarta los diseños complicados y elige un vestido que te permita moverte con libertad por la arena y que puedas combinar con zapatos planos ya que los tacones han de quedar totalmente descartados.

– El vestido debe ser muy fresquito también ya que la fecha de celebración seguramente será calurosa al tratarse de primavera o verano. Elige tejidos ligeros que no tengan mangas largas ni cuellos altos.

– Es también muy importante que el vestido refleje tu personalidad para que te sientas bien en él. Si día a día sueles llevar un estilo casual, elegante, chic, hippie o cualquier otro, que tu vestido también lo sea.

– Los vestidos ibicencos son una de las mejores opciones para bodas en la playa. Además, tienes una gran variedad para elegir, ya sean largos o cortos, y hay muchas firmas nupciales que han sacado varios en sus colecciones.

– Deberías descartar cualquier vestido ajustado o de corte sirena ya que no es que sean muy idóneos si lo que pretendes es estar fresquita y cómoda.

– El escote perfecto para una boda en la playa es el palabra de honor, así que debería ser tu primera opción si el estilo de tu vestido te lo permite. Descarta el halter ya que puede resultar agobiante.

– No lleves cola, se ensuciará en el primer paso y resulta muy incómoda para caminar por la arena.

– Los vestidos cortos son los ideales para las bodas en la playa, aunque los que llegan hasta el tobillo también lo son. Lo importante es que no arrastre ni un centímetro ya que perderías comodidad y además se ensuciaría muy pronto.