Qué zapatos no llevar a una entrevista de trabajo
Cuando vas a una entrevista de trabajo siempre preparas con antelación la ropa, el calzado y cualquier complemento que quieras utilizar para darle un toque especial a tu look. Además, deberás elegir uno u otro estilo dependiendo de a qué trabajo vayas a optar, ya que si vas a una entrevista para ser dependienta en una tienda de deporte no puedes llevar un traje-chaqueta. Los zapatos también serán una parte importante en tu look, así que ahora te daré unos consejos para que sepas los que no deberías llevar ya que darían una imagen de ti que no te conviene sea cual sea el puesto al que vas a optar:

– Tenis o zapatillas deportivas: Por mucho que sean comodísimos, no son nada formales para una entrevista laboral, así que si te van a hacer falta después llévalos en el bolso para cambiarte cuando termines.

– Flip-flops, sandalias y zapatos abiertos: Aunque no sea un calzado muy informal no está a la altura de una entrevista de trabajo, a no ser que sean piezas elegantes y estés totalmente segura de que el look se vea totalmente formal.

– Tacones muy altos: Está claro que te quedan estupendamente, te dan más altura y estilizan tu figura, pero para una entrevista no son nada prácticos ya que puedes tropezarte en el momento menos oportuno y echar al traste la entrevista y tus posibilidades de conseguir el trabajo. Además, no estarás muy cómoda con ellos ya que nunca sabes qué duración va a tener la entrevista.

– Zapatos con adornos: Evita llevar zapatos que tengan demasiados adornos, especialmente si son brillantes o metálicos. Ese tipo de calzado es más usual en eventos nocturnos y no pegan nada en una entrevista de trabajo. Sí los puedes llevar con una pequeña hebilla o cualquier otro detalle que no sea muy grande y no llame demasiado la atención.