Los zapatos armadillo, el legado de Alexander McQueen