Formas de llevar el velo de novia
Uno de los complementos de novia que suele ser imprescindible para todas es el velo, una tradición de muchos años atrás y que ha ido evolucionando para adaptarse a los nuevos tiempos y a las tendencias que van surgiendo cada año, que en la moda ya se sabe que son muchas y en el sector nupcial mucho más.

Cuando empiezas a buscar un velo de novia has de elegir principalmente si vas a llegar con la cara cubierta o descubierta al altar, lo que será determinante para el estilo que llevarás y también para cómo debes colocarte el velo. Toma nota de las diferentes formas de llevar el velo para que puedas probarlas y ver cuál te queda mejor:

– Si eres bajita el velo te quedará genial si te lo pones en la parte superior central de la cabeza, dejando al descubierto una parte de tu cabello.

– Si vas a llevar un velo largo y pesado la mejor forma de llevarlo es detrás de la tiara pero antes del recogido, una opción ideal para combinar con un moño o peinado que sea alto.

– Para velos que no son muy pesados es una buena opción llevarlo en la parte posterior de la cabeza, por la parte inferior del recogido, aunque para ello debes asegurarte de que lo llevas bien cogido ya que es más propenso a soltarse.

– Llevarlo estilo pirata está muy de moda actualmente, que es ponértelo rodeando la cabeza y cubriendo la frente. Una opción perfecta si llevas un estilo hippy o vintage.

– Para una boda invernal, especialmente si es por lo civil, queda muy bien llevarlo a modo de estola, cubriendo al mismo tiempo la cabeza y los hombros.

– Si no te gusta el velo tradicional puedes apostar por el velo birdcage, que es el que se lleva prendido al pelo o a un tocado y que cubre los ojos o parcialmente la cara. Es perfecto si llevas un vestido de novia corto o para bodas civiles.