Elegir las joyas para la boda
El look que lleves el día de tu boda dependerá de varios factores y no únicamente del vestido, ya que además de este debes tener en cuenta otros como el velo, el tocado, el calzado o las joyas, que es de lo que te hablaré a continuación. Sin duda, las joyas son la mejor manera para darle el toque final y el brillo necesario a un look nupcial, ya que además su estilo dirá mucho de tí y de lo que esperas ese día.

Las joyas de la boda hay que elegir con mucho mimo, al igual que haces con el vestido y demás complementos, teniendo en cuenta todo lo que has comprado para conseguir un conjunto perfecto. Toma nota de los siguientes consejos para elegir las joyas de boda:

– Si tu vestido es de escote pronunciado elige una joya (un collar) de tamaño mediano pero que no ocupe demasiado. Esto hará que tu escote sea mucho más armonioso y se vea mejor proporcionado.
Elegir las joyas para la boda
– Si el vestido no tiene escote o tiene muy poco, deberías descartar ponerte un collar y ponte únicamente pendientes de tamaño mediano o pequeño para darle un toque de luz al rostro. Es muy importante que no sean grandes ya que le quitarían protagonismo a tu rostro.

– Si el vestido está muy elaborado o tiene pedrería es mejor que te decidas por joyas sencillas que no sean brillantes ni muy recargadas ya que el contraste no es nada bonito, todo lo contrario.

– El oro blanco, la plata y el platino se utilizan cuando tu vestido es blanco o cualquiera de sus tonalidades similares como crema, crudos o perlados. Las joyas doradas podrás llevarlas cuando tu vestido sea color marfil.

– Si tienes el pelo corto o lo llevas recogido y, además, un escote pronunciado, te quedarán genial unos pendientes largos y un colgante pequeño. Ninguno de los dos debe destacar mucho para no quitarle protagonismo a tu cara y escote, con que sean sencillos te darán la vitalidad que necesitas.

– Si tienes el pelo largo, lo lleves suelo o semi-recogido, utiliza un colgante sencillo y unos pendientes que sean llamativos.

– Es muy importante que todas las joyas hagan juego entre sí, o al menos que sean del mismo estilo, colores o diseño.