El trench, el rey de los abrigos