El brocado, una vuelta al barroco