Consejos para elegir los pendientes perfectos
Siempre hemos dicho que elegir las prendas adecuadas es muy importante para poder conseguir un look espectacular, y que hay que tener en cuenta la forma de nuestro cuerpo para poder potenciar virtudes y disimular defectillos con todo lo que nos pongamos. Esto se aplica también a los complementos, los cuales hay que elegir siempre en función de varios factores para poder sacarles el máximo partido.

Hoy me gustaría centrarme en los pendientes, que ofrecen infinidad de posibilidades pero que si no eliges los que realmente te sientan bien pueden estropearte el look o por lo menos no darte ese toque especial que buscas. Toma nota estos consejos para elegir pendientes:

– Según tu rostro: Si tienes el rostro ovalado estarás de suerte ya que cualquier pendiente te sentará bien, ya sea grande o pequeño. Si lo tienes cuadrado, evita los que son muy grandes y con diseños angulosos y apuesta por sencillos aros que te quedarán mucho mejor. Si tienes rostro de corazón no elijas pendientes que finalicen en pico o que sean más anchos por la parte superior.

– Según tu cuerpo: Si eres alta, los pendientes largos te ayudarán a potenciar esa altura, mientras que si eres bajita es mejor que elijas pendientes pequeños para no crear un contraste feo.

– Según tu peinado: Se te verán muchísimo los pendientes si llevas un moño, una coleta con tupé o un semi-recogido, así que elígelos llamativos para que destaquen más. Si llevas el pelo cortito, la mejor opción es apostar por pendientes pequeños tipo botón.

– Según la ropa: Obviamente es un aspecto muy importante a tener en cuenta. Ten siempre en cuenta el tipo de ropa que vas a llevar para poder elegir el estilo de pendientes adecuado. Por norma general, los pendientes pequeños son más elegantes que los grandes, y los grandes son más adecuados para un look festivo que para un evento en el que se requiere elegancia. Por supuesto, hay excepciones y según qué pendientes largos pueden ser muy elegantes. Si llevas mucho escote, te quedarán genial unos pendientes largos.