No olvides tu caligrafía: dice mucho de tu personalidad