Vestidos ibicencos
La primavera es una de las épocas del año más difíciles a la hora de escoger el vestuario correcto. Demasiado calor para según qué tipo de prendas o mucho frío si optamos por piezas de ropa todavía muy veraniegas, lo que al final hace que muchas nos hagamos esa típica pregunta sin respuesta: ¿Qué me pongo? No importa que tengamos el armario a rebosar con infinidad de prendas de todo tipo, con multitud de estilos, tejidos y diseños, porque nada nos convence ni nos gusta.

La solución para muchas mujeres suele ser escoger las prendas básicas en cualquier vestuario femenino, que suele ser unos prácticos jeans y una camisa blanca. Para evitar la sensación de que siempre lucimos los mismos estilos, te aconsejo que renueves tu fondo de armario escogiendo correctamente los modelos, en función de la época del año en la que nos encontremos, es decir evita comprar por el simple capricho de hacerlo, y escoge aquello que sabes que realmente vas a utilizar.

En este sentido esta próxima temporada primaveral hay una tendencia muy importante que no puede faltar en tu fondo de armario y son esos maravillosos vestidos ibicencos que nos ayudan a explotar nuestro lado más romántico y femenino. Sin lugar a duda una de mis prendas favoritas, gracias a unos tejidos suaves y livianos que resaltan maravillosamente nuestra silueta y con un delicado tono blanco que ayuda a lucir esa bonito bronceado que tanto nos ha costado conseguir en interminables sesiones en a playa.

Además, son piezas muy fáciles de combinar, con una chaqueta vaquera por ejemplo y unas prácticas sandalias romanas. Un look perfecto para diario, pero también para esas veladas románticas en compañía de nuestra pareja o para las fiestas más locas y salvajes con nuestras amigas de toda la vida.