Vestidos de novia para gorditas
Lo más importante a la hora de elegir el vestido de novia es que te sientas cómoda y una misma, es decir, que te mires al espejo y te veas siendo como tú eres y no como si estuvieras disfrazada. El vestido de novia ideal es aquel que realza nuestra belleza y disimula los defectos y, como cada cuerpo es un mundo, lo mejor es poder tener un vestido de novia a medida que, aunque son más caros, aseguran el mejor resultado.

No todas las mujeres pueden financiarse un traje a medida, pero si es tu caso no te preocupes ya que cada vez existen más líneas y firmas dedicadas a la moda nupcial en tallas grandes como Woda by Jesús Peiró, Alfred Angelo, Mori Lee by Madeline Gardner o Sincerity Bridal. Si tienes unos kilitos de más, toma nota de estos consejos para que puedas elegir correctamente tu vestido:

– Lo mejor para disimular michelines son las líneas sencillas. Los cortes en A son perfectos para marcar la cintura y desviar la atención de unas caderas prominentes. Los cortes evasé también son muy favorecedores. Según la forma del cuerpo (más ancho de arriba que de abajo o al revés) también puedes probar con los cortes imperio y rectos. Evita el corte sirena.

– Evita los vestidos dos piezas (corpiño y falda) ya que dividen el cuerpo y pueden crear un efecto de mayor amplitud. Los vestidos enteros alargan la figura.

– El escote más aconsejado es el de cuello pico o en V aunque si tenéis mucho pecho y no estás cómoda puedes optar por algo más cerrado como un cuello redondo o un escote barco o cuadrado.

– Si te gustan los tirantes elige los más anchitos o las mini manguitas. También puedes decatnarte por las mangas largas o tres cuartos con transparentes.

– Si quieres llevar palabra de honor asegúrtate de que sube bastante.

– Si tienes barriguita y quieres afinar la figura la mejor opción es utilizar un vestido tipo corsé.

– Evita las faldas y mangas voluminosas y con excesivas aplicaciones y ornamentos.

– Llevar el pelo recogido también ayudará a crear ese efecto de figura alargada.