Tocados de novia
El tocado es un complemento atrevido, juguetón, elegante y, sobre todo, muy original, así que es una opción ideal si quieres darle a tu look de novia un toque elegante a la par que atrevido. Lo más importante a la hora de elegir el tocado de novia, además de buscar la perfecta combinación con el vestido, es sentirse guapa y una misma. Si el vestido de novia es de corte sencillo y sin grandes adornos el tocado podrá ser más recargado y combinar diferentes materiales para hacerlo más espectacular. Si por el contrario, el vestido de la novia está muy trabajado, requerirá un tocado más ligero y pequeño, que resalte y potencie el vestido.

Puedes elegir diseños con plumas, flores, pedrería, encajes… más grandes, más pequeños… de inspiración vintage, clásica o muy actuales… Las opciones son infinitas, así que sin duda encontrarás unos cuantos en los que inspirarte y poder decidirte por uno para ese día tan especial. La fisonomía de tu rostro y el volumen de tu cabeza y el largo del cuello serán claves en tu elección. A mayor volumen, tocados más pequeños.

El peinado hay que decidirlo al mismo tiempo que el tocado. Es el modo más simple de acertar y lograr que ambos luzcan en todo su esplendor. Pero si ya te has decidido por un peinado en concreto, busca un tocado que le vaya bien y hacez lo mismo si lo que has elegido en un principio es el tocado. A grandes rasgos, los tocados voluminosos están aconsejados para las melenas largas y sueltas. Los tocados a modo de pequeño sombrerito o casquette adornados con tules o rafias son adecuados para recogidos o semi recogidos. La hora de la ceremonia también es un factor a tener en cuenta. Si la boda es de mañana el tocado puede ser más grande y voluminoso. Pero si la boda es de tarde es mejor decantarse por uno más pequeño, con pedrería o lentejuelas.