Sarah Jessica Parker, el gran icono de la moda
Es el icono del mundo de la moda por excelencia, y no es para menos, ya que Sarah Jessica Parker se lo ha ganado a pulso. Posee un estilo muy característico y personal, a cada look le da su toque especial, que hace que se diferencie de cualquier otra celebritie. Sus outfits tan atrevidos y arriesgados a la vez que acertados y elegantes le han otorgado en múltiples ocasiones el título a la actriz mejor vestida. La neoyorkina consigue cautivar a todo el mundo con llamativos y originales looks sin morir en el intento.

Sarah Jessica es una mujer moderna y polifacética: madre, esposa, actriz, diseñadora, productora… Saltó a la fama con su genial papel en la famosa serie “Sexo en Nueva York”, donde protagoniza a Carrie Bradshaw. Este papel, además de proporcionarle el éxito que ha conseguido a nivel profesional, le ha contagiado el amor por la moda y la adicción por los zapatos, ya que el estilo de Sarah Jessica Parker comienza a evolucionar en el momento que aparece Carrie en su vida. Son precisamente los zapatos los encargados en gran parte de conseguir sus geniales estilismos, ya que siempre les aporta un toque de color y vida con unas altísimas sandalias o unos elegantes peep toes. Sus diseñadores fetiche a la hora de subirse a unos tacones son Christian Louboutin, Jimmy Choo y cómo no, Manolo Blahnik.

A la hora de lucir modelito, la actriz siempre está perfecta con vestidos por la rodilla, sobretodo en tonos nude, ya que le favorecen por su color de piel. La clave de su estilo es la importancia que tiene lo vintage en su armario. Acierta al combinar las últimas prendas de los diseñadores más prestigiosos con originales piezas vintage de mercadillos o tiendas repletas de antigüedades. En cuanto a los bolsos, es la principal impulsora y la celebritie más fiel del clutch. Tiene debilidad por los bolsos Dior y las carteras Fendi.