Prendas de lana
Las prendas de la lana son la mejor apuesta para protegernos de las inclemencias climáticas y evitar así posibles resfriados y gripes. Además, con ellas conseguimos un look típicamente invernal y muy de vanguardia que se ajusta a la perfección a nuestra silueta.

Comodidad y glamour van perfectamente unidos con este clásico tejido que nunca pasa de moda. La mejor manera de resguardarnos de las bajas temperaturas y lucir un estilismo muy chic y de tendencia que no puede faltar en ningún armario.

Numerosos diseñadores de moda y firmas como Mango o Topshop, incluyen este tejido en sus colecciones. Una propuesta imprescindible todas en las tendencias invernales, que está presente tanto en bufandas, como gorros, vestidos, chalecos, capas o incluso calzado. Lo mejor de todo es que este tejido es muy fácil de combinar y permite innumerables posibilidades y estilismos, desde un look vintage, hasta futurista o folk.

Tal vez el único inconveniente de estas prendas sea su limpieza y mantenimiento. Si quieres un consejo para conservar estas prendas siempre como nuevas es que antes de lavarlas, cepilles tu pieza de ropa con un cepillo de cerdas suaves para retirar todo el polvo que puedan tener.

Una vez hecho esto, tienes que hacer una mezcla compuesta por agua con hielo, un vaso de vinagre y un puñado de sal, donde deberás sumergir la prenda en cuestión. De esta forma, evitarás que la lana se compacte y pierda su forma.

Cuando laves tu ropa, acuérdate de ponerla a secar extendiéndola sobre una superficie lisa. Mi último consejo es que bajo ningún concepto cuelgues tus prendas de lana en el tendedero, ya que el peso del agua provocará que tu prenda pierda la forma. Ten en cuenta estos sencillos consejos para que temporada tras temporada, tus pierdas invernales de lana estén siempre perfectas.