Pashmina de mujer
Hay un accesorio sin el que nunca salgo de casa: la pashmina. Esa especie de chal elaborado con un tejido de de lana de cachemir que podemos utilizar en cualquier época del año, tanto para protegernos de las inclemencias climáticas del frío invierno, como para poner el broche final a nuestro look más primaveral.

Las posibilidades son muchas y muy variadas, desde los clásicos fulares de inspiración hippie con mucho colorido y estampados imposibles, hasta las propuestas más clásicas para las chicas que quieren aportar un toque sencillo y sobrio a su vestuario. Si tienes una boda, la pashmina es una de las alternativas más frecuentes para completar nuestro vestuario, optando por un solo color a juego con nuestro vestido o conjunto, una idea interesante es escoger una pieza con un tejido brillante o elaborada con materiales como la seda o el raso, que son propuestas repletas de glamour y con las que siempre quedas bien.

Pashmina de mujer
Mientras que para nuestro día a día la mejor opción puede ser un fular más informal y urbano, por ejemplo de estilo retro. En cualquier caso, siempre es un accesorio que debe estar muy presente en cualquier armario femenino porque nos ayuda a conseguir el toque que estamos buscando cuando no sabemos qué ponernos, que suele ser la mayoría de las veces. Si no sabes dónde puedes hacerte con uno de estos accesorios, no tienes más que dar un paseo por los comercios de firmas como Zara, Mango, H&M o Stradivarius, entre otras.

Sin embargo, si estás buscando algo especial y con un toque más chic la clave son los diseñadores de prestigio como Adolfo Domínguez o Louis Vuitton. Piezas elaboradas con los mejores materiales y con unos diseños marcados por las tendencias más vanguardistas, especialmente dirigidos al público maduro más sofisticado y elegante, aunque también encontrarás alguna propuesta más innovadora y original.