Los zapatos armadillo, el legado de Alexander McQueen
Alexander McQueen ha sido uno de los grandes diseñadores, que con sus extravagantes e innovadoras propuestas, ha conseguido revolucionar la industria de la moda. Por ello, la noticia de su fallecimiento el pasado mes de enero de este mismo año, ha supuesto un duro golpe para todos aquellos relacionados con este maravilloso mundo.

Sin embargo, siempre podremos seguir sorprendiéndonos con sus irreverentes propuestas, donde los zapatos de armadillo ocupan un lugar especial en la lista. El diseñador británico ha dejado un legado de lo más brillante e innovador que ha servido para inspirar y motivar a otros grandes de la industria.

Estos sorprendentes zapatos abotinados con un tacón de nada menos que 30 centímetros de alto, es sin duda una de las herencias más importantes del diseñador. Un calzado sólo apto para las más atrevidas y con muy buen sentido del equilibrio, porque los zapatos en cuestión casi nos obligan a caminar de puntillas.

Su propuesta fue presentada en la pasarela de París y formaba parte de la colección de primavera-verano de 2010. Un calzado que pasará a la historia de la moda como una de las prendas más extravagantes del mundo. El modelo que se paseó por la pasarela tenía diferentes texturas y colores, algunos de ellos forrados en piel de pitón.

Seguro que ya habías oído hablar de estos zapatos, puesto que los luce la popular cantante Lady Gaga en uno de sus últimos videoclips Bad Romance. Desde luego, salvo si eres tan excéntrica como ella o la protagonista de un estrafalario espectáculo, los zapatos tienen una utilidad muy poco práctica en tu vida cotidiana.

El diseñador británico siempre destacó por su faceta obsesiva, con gustos extremos y muy pintorescos, una persona irreverente y única como demuestran muchas de las prendas de ropa y complementos con los que Alexander McQueen revolucionó el mundo de la moda, y tanto ha dado de qué hablar.