Formas de lucir una bufanda
Con la llegada del frío lo mejor es equiparse con los complementos más apropiados para protegernos de las inclemencias climáticas, pero sin perder el glamour. Para ello lo mejor es equiparse con una bufanda que además de adornar nuestro cuello nos aportará un look moderno, original o sofisticado, en función del diseño que escojamos.

Tienes infinidad de colores, estampados, tejidos y formas para elegir. Desde la clásica bufanda de lana, pasando por las suaves y elegantes pashminas, hasta los modernos y prácticos fulares. Casi siempre lucimos las bufandas de la forma, pero no olvides que en función de la ocasión, favorece más una propuesta que otra.

Por ejemplo, la manera más habitual de llevar una bufanda es con el nudo clásico de toda la vida, cada extremo de la bufanda colgando por ambos lados en una longitud desigual y de manera asimétrica, para dar la impresión de un look más informal y casual.

El estilo de nudo corbata es una alternativa un poco más sofisticada y quizás más frecuentes en mujeres maduras. De esta forma nuestro cuello está más protegido del viento y del frío. También puedes dejarte de complicaciones y lucir tu bufanda directamente sobre el cuello, totalmente enrollada como el clásico estilo de la década de los 60, pero recuerda que este nudo es sólo para las bufandas cortas.

Para las ocasiones más especiales, lo mejor es recurrir a las pashminas sobre los hombres. De seda, de cashmere o de cualquier otro material, el truco es recogerla sobre nuestros hombros y codos, pero sin que llegue a tocar el suelo, aunque todo depende del tamaño de tu pashmina. En cualquier caso, este look está destinado para las veladas más elegantes donde se exige vestir correctamente y de etiqueta.

Como ves, las diferentes formas de lucir una bufanda y un fular son bastante parecidas, pero para asistir a un evento social de categoría, lo correcto es llevarla sobre nuestros hombros y olvidarse del resto.