Formas de llevar un fular
Como bien dice el refrán para estar guapa hay que sufrir, aunque yo añadiría pasar frío, puesto que en invierno las mujeres más coquetas nos vemos obligadas a lucir prendas y complementos poco seductores y provocativos. En esta época del año, el mal tiempo empieza a hacer de las suyas y nos tenemos que abrigar para protegernos del viento y del frío, si no queremos ponernos enfermas.

Personalmente me gusta esta época del año, aunque reconozco que la pesadilla de cubrirnos con unas cuantas capas de ropa para proteger las partes más sensibles de nuestro cuerpo es en muchas ocasiones un verdadero fastidio.

Uno de los complementos que más me gustan son los fulares, en todas y cada una de sus diferentes y múltiples versiones, tanto los más elegantes, como los étnicos o los hippies. Me parecen el complemento ideal para aportar un toque especial a tu look, a la vez que proteges tu garganta.

Se pueden lucir de multitud de maneras diferentes, aunque mi recomendación especial si decides apostar por un fular étnico, también conocido como Palestina, es que lo coloques en forma de triángulo de delante hacia atrás.

Si además lo combinas con un blazer de terciopelo, una camiseta blanca y un pantalón vaquero de pitillo o unos jeans de estilo boyfriend, que están muy de tendencia esta temporada, el resultado será un look perfecto para diario.

Si apuestas por un fular de estilo más hippie también puedes llevarlo enroscado al cuello, provocando una sensación de descuido y de manera más desenfadada. Si tu fular es elegante y sofisticado puedes dejarlo caer después de darle una vuelta alrededor del cuello.

Cualquiera de estas formas puede ser adecuada, tan sólo tienes que adaptarlas a tu propia personalidad y al estilo de las prendas, si son más elegantes o más urbanas. En cualquier caso lo que nunca debes hacer bajo ningún concepto es adornar un fular llamativo con otros complementos como collares o cuellos altos.