Cómo evitar el robo de un carterista
En las grandes ciudades operan bandas de carteristas cuyo principal objetivo son los turistas, esto no es ninguna novedad, todo el mundo sabe que en determinadas zonas existen puntos calientes donde es más probable que te roben la cartera. El modus operandi suele ser el mismo en todo el mundo, personas que se mezclan con la multitud empleando tácticas de robo muy profesionales de forma que la víctima no se da cuenta que le han robado, hasta mucho tiempo después, haciendo que atraparlos o identificarlos resulte casi misión imposible para la policía.

Sin embargo, conociendo cómo operan estos carteristas podemos evitar ser una de sus víctimas, así nos evitaremos toda la molestia que presentar una denuncia con la pérdida de tarjetas y demás. Para empezar, el lugar predilecto de los carteristas son los espacios repletos de gente: estaciones de metro muy transitadas, autobuses en horas pico, lugares turísticos con cientos de visitantes, en las colas de los restaurantes de comida rápida, espacios públicos en los que se reúnen muchas personas. En todos estos lugares somos vulnerables al robo de un carterista, por lo que es muy importante estar muy atentos, tener nuestras pertenencias siempre a nuestro alcance y no confiar el absolutamente ningún desconocido que se acerque demasiado a nosotros.

A ser posible, lleva la mochila en la parte delantera, con la mano encima y siempre cerrada. Si usas bolsos lo mejor es llevarlos cruzados y bien agarrados a ti, de esta forma evitas que alguien pueda pasar corriendo y arrancarlo de tu hombro. Cuando prepares tu bolso y mochila, coloca los objetos de valor abajo, en el fondo del mismo. Si llevas únicamente la cartera y el móvil, lo mejor es tenerlos siempre en los bolsillos delanteros de tu pantalón, nunca en los bolsillos traseros porque resultan demasiado fáciles de extraer por los carteristas profesionales.

Recuerda que la prevención para evitar un robo comienza desde casa, por lo general quien evita la ocasión evita el robo. De modo que cuantas menos facilidades les pongamos a los carteristas para convertirnos en sus objetivos menos posibilidades de que nos roben. De hecho, conozco a varias personas que tuvieron que anular la tarjeta de Bankia después de descubrir que ya no tenían la cartera.

Otra máxima es no dejar tus pertenencias sobre la mesa o en la silla de los restaurantes, cafés o lugares públicos. Una de las formas más populares de actuar de los carteristas es usar alguna distracción para llevarse cualquier cosa que la persona ha colocado encima de la mesa o en las sillas. Por ejemplo, ésta es una de las formas más comunes de robar teléfonos móviles. Son tan rápidos que cuando te des cuenta de la ausencia de tus cosas, ellos ya habrán huido.

Por último, es vital que estés pendiente de lo que ocurre a tu alrededor. No andar escuchando música o mirando la pantalla de tu teléfono. Muchas veces los carteristas siguen a sus víctimas durante un buen tiempo hasta que descubren un momento en el que son más vulnerables para pasar a la acción.