El vestido negro, un clásico en nuestro armario
Uno de los complementos más imprescindibles, fáciles de combinar, ideales para cualquier ocasión y que favorecen a una gran parte de la población femenina es el vestido negro. Una propuesta muy versátil que se adapta a cualquier silueta y cuya elegancia y sofisticación te convierten en el centro de todas las miradas.

Antes de comprar un vestido de estas características recuerda que debes tener en cuenta una serie de detalles imprescindibles si quieres acertar con tu elección. Ten en cuenta el largo que quieres para tu vestido, ligeramente por debajo de la rodilla es perfecto para casi todas las mujeres. Mientras que los vestidos largos no favorecen en absoluto a las chicas bajas, puesto que resaltan todavía más su corta estatura.

Conviene que apuestes por vestidos sencillos, sin demasiados adornos y detalles, puesto que después puedes añadir otros complementos como elegantes collares, pañuelos de colores, una original chaquetita o broches con piedras incrustadas a tu estilismo, que te den el toque sofisticado que buscas.

Si tienes las caderas anchas debes evitar los vestidos muy ceñidos y ajustados que resaltan todavía más esa parte de tu cuerpo. En cuanto al escote, el palabra de honor sigue siendo el protagonista por excelencia para muchas de nosotras.

Muchas mujeres creen que este tipo de vestidos son demasiado simples y aburridos, pero recuerda que siempre puedes hacerlos más divertidos con elegantes y originales complementos, incluso con unas elegantes lentejuelas. La joyería también es una opción muy adecuada para sacar el máximo partido a un vestido negro, desde brazaletes hasta pendientes o collares se lucirán mucho más en esta prenda.

Para finalizar tu estilismo no te olvides de unos taconazos de vértigo que ayudarán a resaltar tu figura. En función de la longitud de tu vestido, especialmente si es muy corto, puedes apostar también por unas botas altas.