El vestido blanco, tendencia de la temporada
Los vestidos son una de nuestras prendas favoritas. Aunque depende mucho del diseño y de la forma, en general destaca por su toque femenino y sensual, convirtiéndose así en la pieza de ropa más habitual e imprescindible de nuestro armario.

No cabe duda de que el color más clásico para esta prenda es el negro, una pieza básica que nos salva en más de una ocasión cuando no sabemos qué ponernos. Sin embargo, en diferentes y atrevidos colores y estampados como los que propone Custo en su última colección también son muy interesantes, especialmente recomendado para alegrar las frías y aburridas tardes invernales.

Esta temporada el vestido de color blanco se ha convertido en una pieza imprescindible, la opción preferida de muchas celebrities para desfilar por la alfombra roja. En diferentes formas, estilos y modelos, el vestido blanco se ha convertido en una prenda fundamental de nuestro fondo de armario. Y todo parece indicar que la próxima primavera también seguirá de tendencia, así que si todavía no tienes uno, es mejor que vayas haciendo sitio en tu armario.

El color blanco aporta energía, vitalidad, luminosidad juventud, y además es ideal para cualquier ocasión o lugar, gracias a su elegancia natural. ME gusta especialmente porque es muy fácil de combinar y para las mujeres de piel morena es francamente favorecedor, ya que ayuda a resaltar su cutis.

Lo mejor de todo es que es un color atemporal que puedes lucir en cualquier época del año, ya sea en invierno o verano, todo depende del modelo de vestido que escojas. Una apuesta interesante es elegir un diseño minimalista o con algunos pequeños detalles como transparencias, bordados o formas asimétricas en los hombros que son algunas de las propuestas más destacadas en muchos de los últimos diseños de la temporada.