El estilo de los años 50
¿Quién no ha soñado alguna vez con esos espléndidos looks que lucían las estrellas cinematográficas, en las clásicas películas de la década de los cincuenta? Seguro que más de una lo ha hecho. Ese maquillaje efecto cara lavada, como dicen los expertos, con grandes dosis de eyliner negro y máscara de pestañas para conseguir una mirada seductora y muy bien definida. Una boca escarlata con un intenso rojo pasión que contrasta con una tez pálida.

Sin embargo, el rasgo estrella de este estilo son las prendas y los complementos. El vestido de falda circular con vuelo, acompañado de un escote cuadrado que puede lucirse con un tirante ancho. En este tipo de propuestas lo principal es centrar la atención en una cintura muy marcada, y que el largo de tu vestido o falda no se sitúe por encima de tus rodillas.

Cuando pensamos en este tipo de vestuario, recordamos la elegancia y la sofisticación de las mujeres que lo han popularizado, y nos viene a la cabeza nombres como Ava Gardner, Grace Kelly, Marilyn Monroe y mi favorita, Audrey Hepburn.

Su influencia está todavía presente en muchas prendas actuales de grandes diseñadores, y en muchos complementos como bolsos y zapatos. Por ejemplo las faldas tubo o vestidos ajustados a la altura de las rodillas, marcando cintura. Además de los cinturones de hebilla ancha que ayudan a moldear la silueta, y las prendas en tonos pastel y estampado rococó.

Incluso los zapatos con hebillas, punta redonda y lazos. Y por supuesto, otro clásico de nuestro fondo de armario, los bolsos en piel, con solapa y asa alargada, que ayuda a despertar la elegancia y la coquetería que cualquier mujer desea. Así que ya puedes empezar a inspirarte en los grandes mitos femeninos de la década de los cincuenta, y adaptar estos diseños a tu estilo habitual, una tendencia cada vez más de moda.