El color de la ropa según la tonalidad de tu piel
A la hora de vestir es muy importante escoger la ropa que más te favorezca, pero sin olvidar también que los colores son muy importantes para resaltar al máximo tu belleza. Por eso debes tener en cuenta tu color de piel antes de apostar por una prenda determinada.

Existen tres tipos de color de piel: la piel clara, la intermedia y la oscura. Una característica fundamental que debemos considerar, puesto que en función de unas determinadas tonalidades en nuestras prendas podemos conseguir explotar al máximo nuestras virtudes, mientras que otras pueden resaltar nuestros defectos. Así que toma nota de estos consejos antes de decidirte por un look en concreto.

Si tienes la piel clara o muy blanquita debes saber que los colores más favorecedores para ti son los primarios, puesto que su tonalidad se adapta perfectamente a tu piel. Es decir, en tu armario deben predominar las prendas de color negro, gris, el azul oscuro, rojo, blanco y plateado.

Mientras que si tu piel es de un color intermedio estás de suerte, ya que puedes escoger entre una amplia gama de tonalidades. El blanco, el negro, el azul oscuro, el rojo, el azul claro, el gris y los tonos tierra como el beige, irán de lujo con tu piel.

Para las pieles más oscuras los tonos claros como el blanco les ayudan a resaltar su bonito bronceado. Aunque también puedes apostar por un azul intenso, un amarillo chillón o el clásico negro.

Recuerda que el blanco y el negro son dos tonos comodín que suelen favorecer a una gran parte del género femenino y que además son muy fáciles de combinar. Una garantía de éxito y uno de los looks estrella de la temporada, que aportan elegancia y seducción a tu estilismo. Así que independientemente de tu color de piel, estas dos tonalidades pueden ayudarte a resaltar tu belleza.