Consejos para ponerte la mantilla
La primavera es la época en la que más se utilizan las mantillas, además de en Semana Santa, especialmente en tierras andaluzas. En los próximos meses te surgirán un montón de cenas, almuerzos o eventos importantes a los que deberás ir elegante, así que toma nota de estos consejos para saber cómo vestir la mantilla:

– El moño: es lo primero que debes hacer, un pequeño moño que te servirá de base para poder sujetar la peineta de forma segura.

– La peineta: una vez que te has hecho el moño, la peineta debe sujetarse clavándose en el mismo con la superficie de sujeción para que la mantilla pueda aguantar bien. La mantilla se sujetará a la peineta por medio de unas pequeñas horquillas.

– La mantilla: debes elegirla de un largo adecuado y teniendo en cuenta tu estatura. En la parte delantera debe llegarte hasta los brazos y la parte trasera dos dedos por debajo de la altura de la cadera. Para evitar que vuele es conveniente sujetarla al vestido de forma discreta, lo cual se hace normalmente en los hombros.

La mantilla suele vestirse normalmente para ceremonias religiosas, para ir a los toros, para una procesión… Si la utilizas para una boda que sea únicamente para la ceremonia, al llegar al lugar de celebración deberás quitártela.

Un truco para comprobar que la mantilla está bien sujeta y que te permitirá moverte de forma cómoda es ladear la cabeza al lado izquierdo y sujetar la mantilla del hombro derecho y viceversa. Hay mujeres que aunque tengan bien sujeta por arriba la mantilla les gusta sujetarla levemente a la altura de la parte baja de la espalda, lo cual es muy útil si vas a estar en una zona con viento, por ejemplo.