Consejos para combinar un vestido azul
El azul es uno de los colores que mejor sienta todo el año y en todo tipo de prendas pero especialmente en los vestidos. Si tienes un vestido azul tendrás entonces una prenda muy versátil a la que sacarle muchísimo partido gracias a sus múltiples combinaciones y posibilidades. Además es un color muy elegante y con muchísima personalidad.

Gracias a su versatilidad, un vestido azul te irá genial tanto de día como de noche y en ocasiones especiales como una boda o un bautizo pero también para salir de copas o para ir a trabajar. Para mí es mi color favorito junto con el malva, y lo es porque siempre que lo veo me transmite muy buenas vibraciones y sensaciones, dando un aspecto genial en cualquier estilismo que lo lleves. De todas sus tonalidades, el azul eléctrico es el que más está de moda actualmente (también llamado azul klein).

La forma de combinarlo dependerá del estilo que quieras conseguir y de a dónde vayas a ir ya que no es lo mismo ir a una boda que salir a dar un paseo. El estilo del vestido determinará la forma de combinarlo según quieras darle más o menos elegancia, aunque siempre puedes conseguir con los complementos un look más sofisticado aunque el vestido sea más sencillo. Lo ideal es que el vestido sea lo único azul que lleves, aunque también puedes llevar uno de los complementos en ese color, como los zapatos. Si llevas más se te verá demasiado azul y no quedará muy bien.

En cuanto a los colores, el azul queda genial casi con todos, y dependiendo de la época del año te irán mejor unos u otros. Los colores neutros como el blanco, el negro o el gris te van bien todo el año, mientras que en primavera-verano puedes apostar por combinarlo con naranja o rosa (preferiblemente fucsia). El marrón te irá genial durante el otoño-invierno, y cualquier tonalidad que sea oscura también. Lo ideal es que utilices colores en tonalidades que contrasten, y que si el vestido es en un color fuerte utilices complementos más claros, y viceversa.