Consejos para combinar un chaleco
Los chalecos son una prenda típicamente masculina pero adaptada perfectamente al estilo femenino, que además aporta elegancia y sofisticación a nuestro conjunto. Se trata de una pieza de ropa que nunca pasa de moda y que favorece a cualquier mujer.

Su gran variedad de estilos, colores y tejidos la convierten en un complemento perfecto tanto para conseguir un look de diario como para lucir un estilo más coqueto y femenino en cualquier evento social. Los chalecos de tipo sastre los puedes lucir con camisas, con blusas o con remeras, incluso puedes crear tu propio estilo personal o lucirlos sin nada debajo. Los materiales sintéticos, los jeans, el cuero o la gamuza son ideales para conseguir un look más juvenil y si no quieres pasar frío en invierno apuesta por un calentito chaleco de lana.

El chaleco estampado o con encajes son apuestas un poco más arriesgadas, así que si quieres arriesgar un poco en tu estilismo, puedes optar por un chaleco estampado encima de un jersey negro liso. Aunque si te prefieres el estilo más clásico tal vez sea mejor que apuestes por el clásico chaleco negro combinado con una camisa blanca.

La gran versatilidad de esta prenda de vestir hace que podamos crear distintos estilos, perfectos para cualquier mujer. Puedes optar por un chaleco más de sport, conseguir un look de ejecutiva agresiva, un estilo romántico o incluso dar un aire urbano a tu look con prendas vaqueras.

Lo mejor de esta prenda es que puedes lucirlos en cualquier época del año, su comodidad y su elegancia te aportan un aire sofisticado que puedes adaptar a tu propia personalidad y a cualquier ocasión, ya sea para ir al trabajo, de fiesta con tus amigas o a tomar algo con tu chico.