Apuesta por el encaje
Este 2010 sin duda ha sido el año del encaje, que ha triunfado tanto en la época más veraniega como en los días más fríos, pasando de ser una novedad a un imprescindible dentro de nuestros armarios. Y es que si no quieres perder ni un ápice de sensualidad, necesitas una prenda que lo posea. El encaje nos dará un aire muy femenino y romántico, aunque según en qué cantidad y en la manera en que lo combinemos puede también resultar gótico. Llevado de la forma que sea, el encaje es símbolo de la sensualidad femenina, ya que hablamos de prendas especiales y que aportan un toque de misterio.

La razón de porqué esta tendencia resulta tan sexy y provocativa es que cuando una mujer lo lleva no enseña, insinúa. El juego de dejar entrever lo que se esconde detrás de las prendas que vestimos es lo que convierte al encaje en la propuesta más hot por excelencia. Mostrar piel es tendencia. Pero, además, el encaje combina ese espíritu provocativo con una muestra de ingenuidad e inocencia, lo que nos convierte en la perfecta femme fatale. Pero si este look tan lady te aburre y buscas un look más cañero y juvenil, no hay problema: detalles rockeros, como unas botas de estilo militar y unos jeans, sacarán tu lado más ochentero. Si además le añades algo de terciopelo, quedará un look muy punk.

En cuanto a los colores, el clásico negro sigue siendo el color rey, aunque dejando sitio a otros colores como el camel, el gris o el blanco. El encaje se lleva en todo, tanto en vestidos, como en faldas, camisetas, bolsos… pero el hit de esta tendencia son las medias, cambiando tus looks especiales con un toque de originalidad. Eso sí, para llevar encaje debes saber en qué medida, ya que un exceso podría destruir tu look. Tanto como si eres toda una lady como si eres una rockera, atrévete a lucirlo con una barra de labios de color rojo y triunfarás.