Aprende a combinar diferentes estampados
Los estampados, las formas divertidas y los colores intensos y llamativos son una buena forma de conseguir un look más original y juvenil en nuestro clásico vestuario.

Sin embargo, combinar estos estilos no siempre resulta fácil. Si tienes dudas acerca de cómo puedes conseguir un vestuario moderno pero sin caer en el exceso de colores y formas, aquí van una serie de trucos que te resultarán muy útiles.

Lo más importante que debes tener en cuenta a la hora de jugar con los estampados son los colores. Los tonos claros suelen ser más discretos y más fáciles de combinar. Si te gustan los looks muy arriesgados, no dudes en lucir estampados de cualquier tipo, ya sean rayas, lunares o figuras geométricas, siempre y cuando los colores de estas piezas de ropa tengan un equilibrio y combinen perfectamente. Por supuesto, no te olvides de que el resto del vestuario, o sea los complementos y el calzado, deben ser sobrios y de un único y discreto color.

Supongamos que tu vestido es de flores y en tonos rojos y quieres acompañarlo de una chaqueta verde inspirada en la naturaleza. Si los colores guardan una relación entre sí, no tiene por qué quedar mal, siempre y cuando los complementos sean muy discretos.

Hay que tener mucho cuidado con los estampados de leopardo o de cualquier otro animal. No cabe duda de que con este estilo conseguimos un look muy atrevido, pero es muy importante no excedernos con él.

Si decides incorporar a tu estilismo este tipo de prendas, asegúrate de que el resto de complementos son discretos y de un solo tono. Y bajo ningún concepto repitas el mismo estilo de estampado, si no quieres conseguir el efecto contrario. La norma general es que se pueden combinar piezas de ropa estampadas, siempre y cuando sean tonos claros y guarden una relación entre sí.